Congregación Teatral Preciosas Anónimas

Este es el blog del grupo teatral argentino Preciosas Anónimas. Grupo Teatral creado en 1995. Nos dedicamos a realizar y promover actividades artísticas, pedagógicas y de investigación teatral. Somos egresados de los departamentos de artes dramáticas y artes visuales del IUNA.

domingo, octubre 16, 2005

Discurso de agradecimiento de Pinter al recibir un premio de poesía

"Hemos llevado el horror"


Este premio es un verdadero honor. Wilfred Owen fue un gran poeta. Articuló la tragedia, el horror e incluso la piedad –de la guerra– de una forma en la que ningún otro poeta lo hizo. Pero aun así no hemos aprendido nada. Casi cien años después de su muerte el mundo se ha convertido en un lugar más salvaje, más brutal, más impiadoso.

Pero nos han dicho que el “mundo libre” (encarnado por Estados Unidos y Gran Bretaña) es diferente al resto del mundo, ya que nuestras acciones son dictadas y sancionadas por una autoridad y una pasión moral otorgada por alguien llamado Dios. Algunas personas pueden encontrar esto difícil de comprender, pero para Osama bin Laden es fácil.

¿Qué hubiese hecho Wilfred Owen con la invasión de Irak?

Es un acto vandálico, un flagrante terrorismo de Estado, que demuestra absoluto desprecio por el Derecho Internacional. Una acción militar arbitraria inspirada por una serie de mentiras sobre mentiras y una grosera manipulación de los medios y por lo tanto del público. Un acto pensado para consolidar al ejército norteamericano y el control económico de Medio Oriente disfrazado –como último recurso (al ser imposible justificar todas las otras justificaciones)– de liberación. Una formidable reafirmación de fuerza militar responsable de la muerte y la mutilación de miles y miles de personas inocentes.

Un recuento independiente y totalmente objetivo de los civiles iraquíes muertos publicado por la revista médica The Lancet estima que la cantidad asciende a 100 mil. Pero ni Estados Unidos ni Gran Bretaña se preocupan en contar a los iraquíes muertos. Como el general Tommy Franks (del comando central norteamericano) dijo: “No nos ponemos a contar cuerpos”.

Hemos llevado a esa tierra la tortura, las bombas de dispersión, el uranio empobrecido e innumerables actos de asesinato azaroso, la miseria y la degradación del pueblo iraquí y lo llamamos “llevar la libertad y la democracia a Medio Oriente”. Pero, como todos sabemos, no hemos sido recibidos con las flores anunciadas. Lo que hemos desatado es una resistencia feroz e imparable, desastre y caos.

Llegado a este punto alguien puede decir: ¿Qué me dicen de las elecciones iraquíes? Bueno, el propio presidente Bush sólo respondió esta pregunta el otro día cuando dijo: “No podemos aceptar que puede haber elecciones libres en un país bajo una ocupación militar extranjera”.

Tuve que leer la declaración dos veces antes de darme cuenta de que estaba hablando de Líbano y Siria. ¿Qué es lo que Bush y Blair ven realmente cuando se miran en el espejo?

Creo que Wilfred Owen hubiera compartido nuestro desprecio, nuestra revulsión, nuestra náusea y nuestra vergüenza tanto ante el lenguaje como ante las acciones de los gobiernos norteamericano y británico.

Este es el discurso de agradecimiento de Pinter al recibir el premio de poesía
Wilfred Owen el 18 de marzo de este año por su libro War (Guerra).